Las plantas de interior más fáciles de cuidar

Normalmente las plantas que cultivamos en nuestra casa o jardín requieren una atención bastante frecuente, lo que puede ser una gran desventaja si el cuidador es una persona con poco tiempo libre. Sin embargo hay plantas que pueden desarrollarse sin problemas y no necesitan mucho tiempo. Si quieres saber cuales son las plantas de interior más fáciles de cuidar, sigue leyendo este artículo:

1. El poto

Créditos de la imagen a: https://kdkasa.com

El poto es una las plantas de interior más fáciles de cuidar. Es una planta trepadora de hoja perenne procedente del continente asiático. Son muy grandes, pudiendo alcanzar hasta 20 m de altura. Esta planta tan decorativa y elegante puede airear el ambiente mucho mejor que otras y es una de la plantas de interior más duraderas, por lo que es perfecta para tu hogar si tienes un lugar espacioso para situarla. Sus hojas tienen forma de corazón y son de color verde pero algunas poseen machas amarillentas o blanquecinas. Como ya he dicho antes es una planta fácil de mantener, por lo que para cuidar un poto lo único que necesitaremos es tenerlo expuesto a luz indirecta del sol, de manera que siempre estén con temperaturas cálidas y, a la hora de regarlo, en épocas calurosas el riego deberá ser más regular y conforme lleguen las épocas frías el riego deberá ir disminuyendo. Aunque esta planta no es muy vulnerable a plagas es bueno siempre tener insecticidas para su protección.

2. Aloe vera

El aloe vera es de las mejores plantas de interior fáciles de cuidar

El aloe vera es una planta suculenta con decenas de especies, pero la que se suele utilizar con más frecuencia es el Aloe barbadensis. Esta planta está formada por hojas perennes verdes y blancas que pueden llegar a medir hasta medio metro. Su cuidado es muy sencillo, puesto que debemos regarla de manera que su terreno este siempre húmedo, alejarlo de temperaturas frescas o frías y mantenerlos en áreas donde haya buena iluminación. Esta planta no es resistente a temperaturas bajo cero, pudiendo llegar a morir si las alcanza. Entre los propiedades del aloe vera se encuentran el aliviar quemaduras, tener efectos antioxidantes y ayudar al sistema inmunológico a combatir enfermedades. Esta es sin duda otra de las plantas de interior más fáciles de cuidar.

3. Costilla de Adán

Créditos de la imagen a: https://www.compojardineria.es/

La costilla de Adán (Monstera Deliciosa), perteneciente a la familia de las Aráceas es una planta originaria de América Central. La costilla de Adán es una planta trepadora de hoja perenne y es otra de las plantas para decoración de interiores. Su peculiar nombre proviene de la curiosa forma de sus hojas, similares a costillas. A la hora de cuidarla no es una planta que requiera especial atención. No debes ponerla en sitios donde dé el sol directo sino en lugares a la semisombra. No es resistente a temperaturas bajo cero, por lo que si ves que van a llegar temperaturas muy bajas, deberás resguardarla en algún lugar donde no pase demasiado frío. El riego debe ser frecuente, de manera que el suelo esté siempre húmedo. Pueden ser victimas de plagas de algunos animales como las cochinillas, por lo que deberás estar pendiente y eliminarlas con insecticidas.

4. Cactus alas de ángel

El cactus alas de ángel o el cactus orejas de Mickey es conocido científicamente como Opuntia microdasys. Estos dos curiosos nombres provienen de sus hojas redondeadas, que les hace ser muy parecido a lo mencionado en sus nombres. Este simple pero hermoso cáptus fue originado en México. Una gran ventaja es su reducido tamaño (puede llegar hasta el metro, pero también las hay de unos 20 cm o menos). Como cualquier otro cactus, el cactus alas de ángel deberá ser regado como mucho una o dos veces a la semana y deberá estar expuesto a un sol directo. No es muy resistente a temperaturas frías. Esta planta no tiene beneficios o fines medicinales de ningún tipo.

5. Espatifilo

Créditos de la imagen a: https://www.jardineriakuka.com/

El espatifilo (Spathiplyllum Wallasii) es una de las plantas de América del sur. Es una de las plantas de interiores más populares debido a que, al igual que el poto, son plantas resistentes. Sus hojas son muy grande pudiendo llegar a medir más de medio metro y tienen flores que miden hasta 30 cm. El espatifilo deberá regarse frecuentemente en verano (riego casi diario) y deberá reducirse conforme se acercan las épocas más frías. (En invierno, hay que regarlas una vez a la semana). Esta planta crece mejor a la sombra que al sol, por lo que no lo pongas en lugares donde reciba luz directa del sol, ya que esto podría influir negativamente en su desarrollo e incluso podría producirle la muerte.